ingredientes peligrosos en cosmeticos

En los últimos años las marcas de cosmética natural han empezado a emerger en el mercado a nivel mundial. ¿Por qué? Porque cada vez hay mayor información sobre los ingredientes tóxicos para la piel que podrían haber en los cosméticos que nos aplicamos.

La preocupación del consumidor sobre lo que pone en su cuerpo (incluidos los alimentos) también ha influido en que más personas migren de lo industrial o convencional a una cosmética más pura y natural. Y no solo por un tema de salud sino por un compromiso por cuidar el medio ambiente y el planeta.

Hoy les cuento sobre algunos de los ingredientes más peligrosos que encontramos en nuestros cosméticos y qué alternativas más naturales podemos encontrar.

Qué es un cosmético

Muchas veces creemos que un cosmético es solo las sombras de ojos o el labial, pero no. Según la normativa vigente, un cosmético es «toda sustancia o fórmula de aplicación local a ser usada en las diversas superficies externas del cuerpo humano y sus anexos, incluyendo mucosa bucal y dientes, con el fin de limpiarlos, perfumarlos, mejorar su aspecto y protegerlos o mantenerlos. Los productos de higiene personal se consideran productos cosméticos».

Como vemos el concepto de «cosméticos» tiene un gran rango e incluyen muchos productos que usamos a diario: shampoo, acondicionador, lociones, talcos, toda clase de maquillaje, jabones e incluso las toallitas húmedas.

Ingredientes tóxicos para la piel

Una de las principales razones por las que muchos empezamos a migrar a una cosmética más natural es por los insumos que se utilizan. Las grandes corporaciones de cosmética (las convencionales o industrializadas) han sido señaladas por usar ingredientes tóxicos para la piel que no son realmente buenos para nuestra salud y tampoco para el planeta.

Veamos algunos de los más conocidos:

Talco mineral

Uno de los casos más sonados fue el de Johnson & Johnson. En 2018 más de doce mil mujeres denunciaron a la marca indicando que su talco para bebés producía cáncer a los ovarios.

El talco en polvo es un mineral (que se extrae de la tierra) y en una segunda demanda se denunció que los ejecutivos de la empresa conocían que el talco estaba contaminado con asbesto, un conocido carcinógeno incluso en pequeñas cantidades.

¿Qué tiene que ver el asbesto? Tanto el talco como el asbesto se extraen de minados subterráneos y es fácil que se produzca contaminación cruzada pues se han encontrado asbesto en las extracciones de talco mineral.

En junio de 2020, dos años después de las primeras denuncias, un juzgado de Estados Unidos daba su veredicto final: el gigante Johnson & Johnson debía pagar millones a las familias afectadas por «haber vendido a sabiendas a los consumidores productos que contenían asbesto».

juicio-Johnson-Johnson
Fuente: dw.com

Pero el talco mineral no solo lo encontramos en los talcos para bebés. También es usado en maquillaje como labiales, polvos compactos, sombras de ojos y otros. La finalidad de agregar talco mineral es que le da una sensación más sedosa a la aplicación del producto y evitar una sensación grasosa o para absorber la humedad.

En la lista de ingredientes lo encontraremos como: talco, talcum o polvo de talco, talco cosmético o silicato de magnesio. 

¿Con qué podemos reemplazarlo? Puedes usar almidón de arroz, fécula de maíz, arcilla caolin.

Plomo

El plomo es otro de los ingredientes tóxicos para la piel y que encontramos en muchos productos, especialmente los delineadores de ojos Kohl o parecidos.

Los delineadores de ojos o rímel utilizan muchas veces deben su color al Kohl y este ha ganado popularidad en la industria cosmética. Incluso muchos bloggers de belleza lo recomiendan como un básico que toda mujer debe tener.

Sin embargo muchos estudios realizados indican que la concentración de plomo es muy peligrosa para la salud especialmente en mujeres y niños (fuentes: 1, 2, 3)

La CDC (centros de control y prevención de enfermedades por sus siglas en inglés) indica que no se ha identificado ningún nivel seguro de exposición al plomo en los niños, es decir que incluso a bajas dosis o poca exposición puede traer consecuencias graves para su salud.

Algunos de los efectos adversos más comunes son: daño al cerebro y al sistema nervioso, crecimiento y desarrollo lento, problemas de aprendizaje y comportamiento, problemas de audición y habla.

Además, la FDA indica que estos aditivos de color (kohl, kajal, surma y materiales similares) han sido prohibidos según sus normas.

¿Con qué podemos reemplazarlo? Busca productos sin este ingrediente o de alguna marca de cosmética natural, como las elaboradas con cacao en polvo, pigmentos minerales o carbón activado.

Conservantes

Los conservantes se utilizan para que un producto no se contamine ni malogre (previniendo la aparición bacterias, moho, entre otros.). Si bien esto es bueno porque protege al consumidor de los peligros de la contaminación del producto, muchos conservantes usados en la industria tradicional pueden provocar alergias.

Todos podemos padecer de alguna alergia sin importar la edad. Un insumo alérgeno puede hacer que el sistema inmunológico libere anticuerpos que provocan síntomas de alergia.

Y en el caso de los cosméticos las reacciones alérgicas más comunes son erupciones, picazón en la piel o incluso dermatitis de contacto.

Estos se pueden encontrar en productos como jabones, lociones, maquillaje, etc. y según una lista publicada por la FDA se presentan en las etiquetas con estos nombres:

  • Methylisothiazolinone
  • Methylchloroisothiazolinone
  • Formaldehyde
  • Ingredientes que liberan formaldehyde: Bronopol (2-bromo-2-nitropropane-1,3-diol), 5-bromo-5-nitro-1,3-dioxane, Diazolidinyl urea, DMDM hydantoin (1,3-dimethylol-5,5-dimethylhydantoin), Imidazolidinyl urea, Sodium hydroxymethylglycinate, Quaternium-15 (Dowicil 200; N-(3-chloroallyl) hexaminium chloride).
lista de ingredientes en jabones comerciales
En muchos «jabones» comerciales podemos ver que se usan conservantes considerados alérgenos (últimos dos ingredientes)

Cabe recordar que los «jabones» que normalmente se venden en el mercado no son realmente jabones sino detergentes. Aquí te cuento todo al respecto.

¿Con qué podemos reemplazarlo? Busca productos sin esos ingredientes en la etiqueta. Puedes comprar jabones artesanales elaborados con ingredientes naturales (y que no necesitan conservantes) aquí.

Aluminio

Este es otro de los ingredientes tóxicos para la piel de los que muchos hablan hoy en día.

Estos los encontramos principalmente en los desodorantes y antitranspirantes que abundan en el mercado. Estos compuestos a base de aluminio crean un «tapón temporal» del conducto por donde debería salir el sudor de forma natural. Es decir, evita que sudemos tapando los conductos.

Algunas investigaciones sugieren que estos productos, al ser aplicados con frecuencia y al estar tan cerca al seno, pueden ser absorbidos por la piel y tener efectos similares al estrógeno (puede promover el crecimiento de células cancerígenas en el seno).

Si bien se necesitan más estudios para llegar a una conclusión también es cierto que no es natural que el cuerpo no sude, y al evitar esa función natural del cuerpo muchos sugieren que contaminamos nuestros cuerpos al no liberar las toxinas por ese medio.

Desodorantes o antitranspirantes con insumos controversiales
sergeyryzhov/Getty Images

Y ese no son los únicos problemas del aluminio asociado a nuestra salud. Hace muchos años ya se hablaba de una relación entre el aluminio y los problemas renales. Se hizo una prueba y a pacientes en diálisis se les administró hidróxido de aluminio. Debido a que sus riñones no funcionaban bien, sus cuerpo no podían eliminar el aluminio rápidamente y empezaron a acumularlo. Y los investigadores descubrieron además que estos pacientes con acumulación de aluminio en sus cuerpos tenían más probabilidad de desarrollar demencia (Fuente: https://www.kidney.org/).

Debido a esto, la FDA exige a los fabricantes de antitranspirantes en el mercado norteamericano que señalen en las etiquetas una advertencia que diga: «Pregúntele a un médico antes de usarlo si tiene una enfermedad renal». Esta advertencia es para personas que tienen problemas renales con una función de sus riñones del 30% o menos.

¿Con qué podemos reemplazarlo? Migra a alternativas naturales como esta que está elaborado con ingredientes no tóxicos y además no tiene bicarbonato de sodio por lo que no irrita la piel.

Ethanolamine (etanolaminas)

Se trata de un grupo químico compuesto por aminoácidos y alcoholes que se utilizan en cosméticos y productos de cuidado personal como shampoo, jabones líquidos, gel de ducha y especialmente cremas de afeitar, entre otros.

Cuando se usan etanolaminas en un producto que también lleva conservantes se descomponen en nitrógeno y pueden formar nitrosaminas. Las nitrosaminas son una clase de más de una docena de sustancias químicas diferentes, que la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer enumera individualmente como carcinógenos posibles y conocidos.

Las formas más comunes de etanolaminas que encontramos en las etiquetas de ingredientes son: Triethanolamine, diethanolamine, DEA, TEA, cocamide DEA, cocamide MEA, DEA-cetyl phosphate, DEA oleth-3 phosphate, lauramide DEA, linoleamide MEA, myristamide DEA, oleamide DEA, stearamide MEA, TEA-lauryl sulfate.

Incluso el gobierno canadiense ha prohibido el uso de dietanolamina (DEA) en los cosméticos debido a su relación con las nitrosaminas cancerígenas.

Crema de afeitar con este insumo controversial
Muchas cremas o espumas de afeitado llevan algunas de las formas controversiales de las etanolaminas.

¿Con qué podemos reemplazarlo? Verifica siempre la lista de ingredientes y si buscas una alternativa natural a la espuma de afeitar conoce aquí una.

En conclusión

Siempre revisa las etiquetas de los productos que adquieras. Muchas veces las marcas nos venden la idea de que contienen un ingrediente natural pero cuando vemos las etiquetas es en muy poco porcentaje y más bien son los ingredientes controversiales los que aparecen primero.

También es importante que reconozcas estos ingredientes y que busques alternativas más amigables con tu piel (y el planeta). Tendrás que ir probando hasta encontrar el que mejor se adapte a tus necesidades.

¿Te gustó este post? Te invito a leer los otros artículos del blog aquí o déjame tus comentarios 🙂

¡Nos vemos pronto!

Sanae.

guía gratuita cómo reconocer tu tipo de piel